Si acabas de hacerte cargo de un gato,  por medio de una protectora, un criador o una tienda, siempre tendrá (o debería) tener ya implantado el microchip. Pero puede darse la circunstancia de que tú mismo hayas recogido de la calle un gato o te lo haya cedido/regalado un particular. En ese caso es muy posible que tu gato no tenga microchip y tengas que decidir en si es o no necesario.

Según estudios de la Fundación Affinity ,solamente el 4% de los gatos recogidos por las protectoras, estaban identificados, puedes ver una infografía de los datos del 2017 aquí.

Muchos gateros, siguen sin entender la importancia del microchip y por eso en este post te voy a explicar

  • Qué es el microchip.
  • Para qué sirve.
  • Qué tienes que hacer para ponérselo.
  • Por qué es, en mi opinión “imprescindible” que tu gato lo tenga.

 

 

¿Qué es el microchip?

En pocas palabras, es un modo de identificación para tu gato, en el que se utiliza un implante subcutáneo, también llamado » transponder» o «transpondedor».

En dicho implante, figura un número único, que se asocia a una base de datos donde figuran tus datos de contacto.

 

¿Qué beneficios tiene para tu gato?

  • Lo más importante es la facilidad con la que podrías recuperar a tu gato en caso de que se perdiera o fuera robado.
  • Si se diera el caso, de que tu gato  muriera mientras está extraviado, sino tiene microchip, nunca sabrás que fue de él. Al tenerlo, los servicios de recogida te avisarían.
  • También puedes utlizarlo para las “puertas gateras” o “comederos electrónicos”, que funcionan como si se tratara de un escáner lector, que al detectar el microchip de tu gato, hace que la gatera, o el cuenco de comida, se abra.
  • Además, algo muy importante, es que el “dueño legal” del gato, es a nombre de quien esté puesto el microchip. Esto es fundamental, especialmente en caso de robo o separación, de cara a la disputa por su propiedad.
  • En caso de tener que desplazarte. Para viajar fuera de tu propio país, es obligatorio que tenga tanto microchip, como pasaporte y si viajas con el gato a una Comunidad Autónoma, donde es obligatorio, tendría que estar identificado también. Así que, como no sabes si esa circunstancia puede darse o no, mejor tenerlo puesto antes y así no tendrás problemas.

¿Cómo es el microchip?

La mayoría de los implantes de microchip contienen tres elementos:

  1. Un “chip’ o circuito.
  2. Un inductor de bobina.
  3. Un condensador.

El microchip, es un dispositivo electrónico (RFID pasivo), encapsulado en biocristal, biocristal marcado con ácido o cristal con una capa de polipropileno, más o menos del tamaño de un grano de arroz, en el que se encuentra previamente grabado un número único e inalterable, que identifica al gato como si de un DNI se tratara.

El microchip está preinsertado en un inyector estéril de un solo uso (su propio aplicador) y con una ristra de etiquetas identificativas con el número del microchip y el código de barras que lleva grabado en su interior.

Es indoloro e invisible, además es permanente y no puede ser extraído, alterado o destruido.

¿Cómo funciona un microchip?

Al pasar el lector (escáner) este emite ondas de radio de baja frecuencia sobre el gato, de forma totalmente indolora para él, y cuándo es localizado, el chip se “activa”, utilizando la energía del escáner, (técnica de inducción).

El microchip devuelve la onda de radio detectada y escáner interpreta la señal convirtiendo los datos binarios en datos decimales de forma se pueden leerse por medio de  un código en la pantalla de cristal líquido del lector.

 

¿Qué tipos de microchip puedo encontrar?

Puedes encontrar básicamente, tres tipos de microchips.

  1. Térmicos: 2,12 mm  x 13,00 mm
  2. Normales: 2,00 mm x 12,00 mm.
  3. Pequeños:1,40 x 10,30 mm. o de 1,40 y 8,50 mm.

 

# Térmicos

Los microchip térmicos, suponen una ventaja extra, especialmente para los gatos, que por lo general se estresan mucho con la toma de temperatura rectal.

Este tipo de microchip tiene un biosensor de temperatura integrado, lo que permite leer simultáneamente la temperatura de forma rápida y no invasiva, y además el número de identificación de tu gato. Es especialmente útil, en caso de la monitorización de la temperatura durante una cirugía y en las hospitalizaciones, ya que cualquier cambio de temperatura, es detectado de forma instantánea.

Este microchip, mide la temperatura subcutánea del gato, que es diferente de la temperatura rectal, pero en condiciones normales, la diferencia suele ser inferior a ± 0,75ºC.

El lugar de implantación donde mayor correlación existe con la temperatura rectal es el espacio interescapular, por eso estos microchips es mejor no ponerlos en el lado izquierdo del cuello, sino en el centro. Hay que esperar 48 horas tras la implantación para que la detección de temperatura sea fiable.

Biotherm®, es el único microchip térmico comercializado en nuestro país.

Si utilizas este microchip, ten en cuenta que cualquier lector de microchips del mercado puede leerlo, pero sólo lectores especiales para este tipo de microchip, podrán indicar la temperatura.

Aquí puedes ver un vídeo sobre los microchips térmicos.

Y aquí puedes encontrar más información:  Biotherm

# Normales

Estos son microchips, de tamaño «normal» digamos que ni pequeños ni grandes. Son los más usados en las clínicas mixtas (perros, gatos y animales exóticos).

# Pequeños

Estos son ideales para gatos, ya que por su tamaño son los menos traumáticos a la hora de insertarlos.

En España podemos encontrar dos modelos.

  • Lifechip petite de Urano Vet, ver pdf de información aquí.
  • Felixcan nimi, ver pdf de información aquí.

 

 

¿Qué características tiene el número de microchip?

El microchip que elijas para tu gato, debe cumplir con la norma ISO.

El Comité Internacional de Registro Animal (International Comittee for Animal Recording, ICAR) es un organismo responsable, entre otras cosas del cumplimiento de los productos de RFID con la norma ISO 11784/85.

  • Todos los microchips que cumplen con la norma ISO, contienen sólo 15 números, sin letras.
  • Los 3 primeros dígitos del código significan el identificador del fabricante. Normalmente comienzan con el número 9
  • Si el primer dígito del código comienza con un número distinto al 9, representa el código de país del microchip.
  • Si por algún motivo, tu gato tiene un microchip no ISO, deberás tener su propio lector para poder identificarlo.

 

¿El microchip supone algún riesgo para la salud de mi gato?

En realidad se considera que no, ya que los riesgos son mínimos y los beneficios sobrepasan con creces los riesgos.

Básicamente serían:

La migración potencial del chip a otra ubicación.

Para prevenir la migración, el microchip una vez identificado por el organismo, forma una capa de proteína alrededor adhiriéndose permanentemente a este.

Aun suponiendo que el microchip migrara, normalmente es al hombro o al codo, y no tienen por qué suponer ningún problema.

Desarrollo de tumores en el sitio de la inyección.

Los gatos son de por sí, propensos a fibrosarcomas por inyecciones subcutáneas, de ahí que se hayan realizado diversos estudios sobre la sospecha de incidencia de tumores malignos en la zona de implantación debidos al microchip.

Pero hasta la fecha, los casos son extremadamente raros y poco numerosos.

Reacciones inflamatorias.

En algunos casos puede ocurrir, que la zona se inflame durante un tiempo.

Es algo poco probable y que ocurre en contadas ocasiones.

Fallo del microchip

Esto es también muy raro que ocurra. Los microchip están preparados para funcionar sin problema una media de 25 años y se reportan muy pocos casos de mal funcionamiento.

 

¿Por qué debería ponerle el microchip a mi gato si no sale de casa?

Has llegado a la pregunta del millón…

Porque SÍ sale de casa, una cosa es que no lo tengas «suelto», algo nada recomendable, (además de ilegal) y otra que des por sentado que tu gato no sale de casa.

Aunque solo sea para ir al veterinario, el gato sale y puede perderse.

Además siempre cabe la posibilidad de que ocurran accidentes, en los que quizás no has pensado, que den lugar a que el gato salga de casa.

  • Catástrofes varias: Incendios, terremotos, inundaciones etc: si sucede cualquiera de esas cosas en casa, tanto si tú estás y lo dejas libre para que pueda huir como si entran los bomberos, el gato saldrá y en caso de no tener microchip te va a ser muy, pero que muy difícil, por no decir imposible, volver a localizarlo.
  • Accidentes de coche: si tienes un accidente de coche con el gato dentro, al ir al veterinario o en cualquier otro desplazamiento, es fácil que el transportín se rompa, especialmente si no está colocado en lugar seguro dentro del habitáculo del coche (el lugar más adecuado, es en el suelo, tras los asientos delanteros). Si tu gato en plena carretera, sale corriendo, sin chip.. puede perderse o que le atropelle un coche, con suma facilidad.
  • Visitas en casa: si das una comida cena etc., tus invitados no estarán tan pendientes de la seguridad de tu gato, en cuanto a cierre y apertura de puertas. Es muy común en gente no gatera, quedarse plantada delante de la puerta abierta de casa hablando….
  • Asistentas: las asistentas son el depredador número 1 del gato doméstico. Hay de todo, obviamente, pero en general, un gato nunca es bienvenido por las asistentas, que ven incrementado su trabajo x3, entre pelos, arena etc. y encima tener que tener cuidado de no dejarse la puerta abierta, no poder ventilar a lo loco, con las ventanas abiertas de par en par, cuidado con los productos químicos al fregar etc. Un asistenta descuidada, puede dejar puertas y ventanas abiertas con suma facilidad y que tu gato salga de casa.
  • Mudanzas: un poco lo mismo, en el momento en el que el gato se encuentra en un entorno con gente no acostumbrada a gatos, que abren y cierran puertas y ventanas sin control, hay un riesgo muy elevado de que tu gato se pierda.
  • Vacaciones: si te ausentas de casa, largas temporadas de tiempo seguidas, ya sea por trabajo o de vacaciones (más de dos semanas) podrías plantearte el llevar a tu gato contigo, pero ojo, el lugar donde vayas, sea hotel, apartamento, casa de familiares etc, tendrá que tener las mismas medidas de seguridad que tiene tu casa, de forma que evites que tu gato acceda al exterior, y por tanto pueda perderse. Es muy normal, que no encuentres un lugar lo suficientemente seguro para tu gato y si no tienes mucho cuidado, se extravíe.

 

¿Es obligatorio que mi gato esté identificado por medio del microchip?

La normativa en cuanto a identificación, se rige en España por las Comunidades Autónomas.

En la actualidad es obligatorio en:

  • Andalucía.
  • Cantabria.
  • Cataluña.
  • Galicia.
  • Madrid.

En el resto, es recomendable.

En las que es obligatorio, hay que implantarlo antes de los 3 meses de vida o en su defecto, al mes de hacerte cargo de un gato que no lo tiene.

También es obligatorio en algunas situaciones, por ejemplo:

  • En caso de viajar en avión, tanto si es al extranjero como dentro de España. Es obligatorio que tenga tanto microchip como pasaporte.
  • Si vacunamos al gato de la rabia, ya sea porque queremos o porque es obligatorio en esa Comunidad Autónoma, es impresdincible tanto el microchip como el pasaporte.

 

¿Cuáles son las bases de datos de microchips?

Existen diferentes tipos:

  1. Por Comunidad Autónoma.
  2. Nacionales.
  3. Internacionales.

 

Por comunidad autónoma

Andalucía: Registro RAIA
Web: http://www.raia.es
Aragón: Registro RIACA
Web: http://www.riaca.org/
Asturias: Registro RIAPA
Web: http://www.colegioveterinarios.net
Comunidad Valenciana: Registro RIVIA
Web: http://www.rivia.org/
Islas Canarias: Registro ZOOCAN
Web: http://www.zoocan.net
Cantabria: Registro RACIC
Web: http://racic.cantabria.es/racic/
Castilla la Mancha: Registro SIIA
Web: http://www.siiaclm.org
Castilla y León: Registro SIACYL
Web http://www.siacyl.org
Cataluña: Registro AIAC
Web: http://www.veterinaris.cat/
Ceuta: Registro SIACE
Web: http://www.siace.org
Estremadura: Registro RIACE
Web: http://www.riace.es/
Galicia: Registro REGIAC
Web: https://regiac.xunta.gal
Islas Baleares: Registro RIACIB
Web: http://www.covib.org/
La Rioja: Registro RIAC
Web: http://www.larioja.org/riac
Madrid: Registro RIAC
Web: www.riacmadrid.org
Melilla: Registro SIAMEL
Web: http://www.siamel.org/
Murcia: Registro SIAMU
Web: http://www.siamu.org
Navarra: Registro COVETNAPET
Web: http://www.covetnapet.covetna.org/iframes/quees.asp
País Vasco: Registro REGIA
Web: http://www.nekanet.net/censocanino/default.asp

Nacionales

Registro REIAC
Web: http://www.reiac.es/

Internacionales

Registro EUROPETNET
Web: http://www.europetnet.com/
Registro PETMAXX
Web: http://www.petmaxx.com/

 

¿Qué datos van unidos al número de chip?

Cada base de datos, funciona de forma independiente y puede solicitar, a la hora de registrarlo, una información u otra, pero básicamente en todas funciona más o menos así.

Los datos que puedes consultar, dentro de cada base de datos son:

  • Relativos al «estado o situación» del gato.
  • Datos del gato.
  • Datos e información, de contacto del propietario.
  • Datos del veterinario que lo ha implantado.

 

# Estado o situación en la base de datos

  • En qué base de datos figura registrado y en qué fecha fue implantado el microchip.
  • Situación del gato (activo, desaparecido, fallecido)
  • Fecha de actualización.

# Datos sobre el gato

  • Código identificador: (el número de microchip)
  • Pasaporte: (el número de pasaporte)
  • Fecha de nacimiento: (dd/mm/aa)
  • Especie: (en este caso, felina)
  • Sexo:
  • Raza:
  • Nombre:
  • Aptitud: (compañía, cría)
  • Dirección de la mascota: (donde resida el gato)

# Datos del propietario

  • Nombre y apellidos:
  • Dirección:(del propietario, que puede ser diferente a la del gato)
  • Teléfono: (da opción a poner 3)
  • Email: (da opción a poner 1)

 

¿Qué tengo que hacer si quiero que mi gato esté identificado con un microchip?

Solo el veterinario puede poner y registrar el microchip, y solamente los veterinarios autorizados a ello.

Puedes ver un listado de Veterinarios autorizados en la base de datos de microchip de cada Comunidad Autónoma.

Mi recomendación es que primero decidas que tipo de microchip quieres poner a tu gato, si de tamaño normal, mini o término y en base a eso llames a los veterinarios de tu zona para ver cuál dispone del tipo de microchip que has elegido (no todos utilizan los tres tipos) o si tienes un veterinario favorito, que no tiene el microchip que quieres, solicitar que lo pida para ti.

Una vez que has encontrado al veterinario que lo tiene, pides hora y vas con tu gato y su cartilla de vacunación o pasaporte, no es necesaria ninguna preparación previa, ni estar en ayunas ni nada de nada, ya que es un pinchazo subcutáneo, que si el veterinario tiene la habilidad necesaria, el gato ni se va a enterar.

Una vez le ha introducido el microchip, en el lado izquierdo del cuello, o en el central, pasará el lector para asegurarse de que está activo y todo correcto.

En la cartilla o pasaporte, indicará en qué zona ha colocado el microchip.

Después tendrás que rellenar un documento con tus datos y firmarlo.

Con ese documento y esos datos el veterinario lo inscribirá en la Base de datos que corresponda.

En este vídeo, puedes ver cómo se coloca el microchip a un gato.

¿Ponerle el microchip es doloroso?

El microchip es un procedimiento rápido y relativamente indoloro, parecido a la molestia que pueda sentir el gato al  ponerle una vacuna.

El que sea más o menos doloroso o molesto, depende de varios factores:

  • El tamaño del microchip: cuanto más grande sea el microchip, más grande es también el aplicador y por tanto mayor la incisión.
  • La habilidad del veterinario: esto es fundamental, un veterinario experto y con una técnica segura y firme, se lo colocará rápidamente sin que apenas se dé cuenta.
  • La edad de tu gato: cuanto más joven sea el gato, más fina es su piel y más fácil será colocarlo.
  • Si el gato está esterilizado o no: especialmente los machos no castrados, por motivos hormonales tienen la piel «más dura» que un gato castrado, y por eso en esos casos puede costar más la maniobra para introducirlo.

Lo normal es que se ponga sin anestesia, pero en algunos casos el veterinario puede decidir utilizar una crema anestésica tópica en la zona de inoculación o si va a realizar alguna cirugía, por ejemplo la esterilización, aprovechar ese momento para ponerle el microchip, cuando esté bajo anestesia.

 

¿Qué documentación me entregarán una vez esté insertado el microchip?

Tarjeta de identificación.

Dependiendo de la Comunidad Autónoma, podría llegarte por correo ordinario una tarjeta de identificación con los datos de tu gato en el registro.

En Madrid por ejemplo, no te envían nada, sencillamente el veterinario te dará una tarjeta roja donde se pega el código de barras del microchip.

Aquí puedes ver una de las tarjetas que de darán en Madrid y una que te envían por correo, si resides en Castilla y León.

Chapa de identificación

En Cataluña, aparte de la tarjeta con sus datos, te envían una placa con un código QR, de forma que con cualquier móvil, puedan conocer el número de chip y buscarlo en la base de datos.

 

En Madrid, también te dan una chapita, igual de cutre que la tarjeta.

 

¿Cuánto cuesta poner un microchip?

Depende del veterinario, el tipo de microchip y de la Comunidad Autónoma, pero ronda de media los 30 euros.

Poner el microchip implica pagar por:

  • El microchip en sí
  • La maniobra de insertarlo
  • La gestión de darlo de alta en la base de datos correspondiente

Eso sí, esta gestión sólo se realiza una vez en la vida.

 

¿Cómo funciona el microchip en caso de que tu gato se pierda?

Como ya has visto, tus datos van unidos al código que va grabado dentro del microchip del gato, por tanto si lo recoge la policía local, una protectora, o cualquier persona que lo lleve a un veterinario, al pasar el  lector de microchip y con ese número, acceder a la base de datos, te localizarían para que pudieras recuperarlo.

Si el gato fuera encontrado en otra comunidad autónoma, su microchip no aparecerá como dado de alta en la base de datos de esa comunidad, pero por medio de REIAC, que es la base de datos Nacional, sólo con el número de microchip, ya se podría conocer, dónde está registrado y tus datos de contacto.

En algunas bases de datos, por ejemplo en Madrid, tienen un apartado llamado Declaración de Extravío de Animal, desde el cuál, cambias el estado y aparece como DESAPARECIDO. Es importante que si tu gato se pierde, realices esta gestión y cambies el estado, ya que de no ser así y tu gato es encontrado, sería considerado ABANDONADO.

Artículo 4, definiciones.

Punto 4. Animales abandonados: se considera animal de compañía abandonado todo aquel que pudiendo estar o no identificado de su origen o propietario, circule por la vía pública sin acompañamiento de persona alguna y del cual no se haya denunciado su pérdida o sustracción, o aquel que no sea retirado del centro de recogida por su propietario o persona autorizada en los plazos establecidos en esta Ley.

Punto 5. Animales perdidos o extraviados: aquellos animales de compañía que, estando identificados o bien sin identificar, vagan sin destino y sin control, siempre que sus propietarios o poseedores hayan comunicado el extravío o perdida de los mismos. En caso de animales identificados, deberá haberse comunicado la pérdida al Registro de Identificación de Animales de Compañía de la Comunidad de Madrid.

Si se considera ABANDONADO, obviamente te multarían por abandono, que supone una infracción denominada «muy grave» que conlleva una multa de 9.001 euros a 45.000 euros.

¿Existen opciones al microchip?

El microchip es sin duda la mejor opción y no hay nada que pueda sustituirlo, lo que sí puedes es utilizar otros métodos para «potenciar» su localización, pero siempre serán por medio de un collar, lo cual no suele ser muy recomendable en gatos, salvo para situaciones puntuales, por ejemplo, si vas ha realizar algún viaje.

Los collares pueden producir ahogamientos, si el gato queda enganchando en algo, y en caso de ser «antiahogamiento» se podrán soltar y seguirás en las mismas de cara a identificarlo.

¿Y eso del tatuaje en la oreja?  Era un método ya obsoleto, que consistía  en marcar en las caras internas de las orejas con un código de números y letras, con tinta negra. Este método era muy doloroso, por lo que era necesario realizarlo bajo anestesia general.

Las actuales opciones al microchip serían, distintos dispositivos colgados a un collar o arnés.

  • Chapas con código QR
  • Placas de RFID (radiofrecuencia): por ejemplo estas.
  • Colgantes con GPS: por ejemplo este.
  • Colgante de identificación con cápsula de almacenamiento, por ejemplo esta.
  • Chapita de toda la vida, con nombre y teléfono escrito: por ejemplo esta.

 

Resumen

El microchip, además de recomendable sí o sí para tu gato, es un dispositivo de identificación obligatorio por Ley en varias Comunidades Autónomas en España y seguramente en el futuro, en todas.

No supone prácticamente ningún riesgo de salud para tu gato, ni el ponerlo ni el llevarlo y los pros como puedes ver, compensan con mucho los contras, que básicamente sólo hay uno, que hay que ir al veterinario para ponerlo y pagar. El resto, todo ventajas.

El tipo de microchip que recomiendo para gatos, es el térmico o los minis.

Así que si aún te lo estás pensando, no esperes a que pase algo y tengas que arrepentirte.

  • Si te ha gustado, no te cortes y comparte.
  • Para añadir algo, quejarte o cualquier manifestación por tu parte, ya sabes, deja tu comentario sin ningún pudor.
  • Si quieres imprimir la entrada, descargarla en PDF o enviarla a algún amigo, aquí abajo tienes unos botones para ello.

besos mil

error: © Revolución Felina